AYúdanos a mantener el servidor

el nuevo arca

Certificados De Exención y Más

Las vacunas contra el virus pcch que se introducen en la población no son las mismas que se aprobaron, afirma el abogado Julian Gillespie


Julian Gillespie, abogado australiano jubilado y antiguo letrado, prestó testimonio en Covid Under Question, presentado por el senador Malcolm Roberts el 23 de marzo de 2022.   

Actualmente está dirigiendo un procedimiento en el Tribunal Federal de Australia relacionado con “Australian Vaccination-Risks Network Incorporated v. Secretary, Department of Health”.

Covid Under Question fue una investigación entre partidos sobre la respuesta del gobierno australiano al Covid. 


Los parlamentarios escucharon a una serie de médicos, expertos, economistas y personas comunes y corrientes sobre cómo la respuesta del Gobierno al Covid les ha afectado y, en ocasiones, desafía la creencia. 

Se puso al descubierto lo absurdo de los dictados del Director General de Sanidad y de los políticos ávidos de poder. La jornada completa, con sus transcripciones, está disponible AQUÍ.

Gillespie cree que el pueblo australiano no ha recibido información precisa en torno a las muertes por Covid, y a las muertes por las vacunas.  


Durante una entrevista con Zeee Media a principios de este año, explicó que esperaba presentar un caso sustancial sobre las inyecciones de Covid ante el Tribunal Federal en febrero, cuando se reabran los tribunales. El 23 de marzo salió de la vista judicial para testificar ante el panel de Covid Under Question.

“La primera parte de nuestras pruebas son las lesiones y muertes sin precedentes que estamos presenciando en toda la comunidad”, dijo Gillespie al panel.

Históricamente las vacunas en este país, entre los años de 1971 hasta el 2020 tenían un promedio de 2,4 muertes por año. A fecha de hoy, hemos notificado a la base de datos de acontecimientos adversos de la Administración de Productos Terapéuticos [“TGA”], nada menos que 800 muertes como consecuencia de estas vacunas.  Por lo tanto, tenemos 2,4 muertes históricas por año. Ahora, en los últimos 12 meses, tenemos 800… [y] lo que tenemos ahora son más de 110.000 informes de eventos adversos con respecto a estas vacunas“.

El segundo punto, dijo, es que el Departamento de Salud estadounidense, y de hecho todos los demás reguladores de todo el mundo, habían asegurado y siguen asegurando a sus respectivos públicos que estas vacunas no podían, ni interferiría, en el núcleo de las células.

Lo que hemos descubierto es que estas proteínas en forma de espiga se están infiltrando en el núcleo, donde ahora están inhibiendo la reparación del daño en el ADN… [un] informe de revisión por pares… hace tres semanas [muestra] que el ARNm que contienen estas vacunas también está entrando en el núcleo. Está interfiriendo de forma medible, con el ADN… Está causando la interrupción de una serie de actividades químicas típicas. Una de ellas es la producción de la proteína de la línea uno. Cuando se interrumpe la línea uno, se pierden embriones en las hembras. La otra alteración de la línea uno, de nuevo, es otro precursor de cualquier cáncer que se quiera nombrar“.

Gillespie explicó que en las “vacunas” Covid no se realizó ninguna de las pruebas de genotoxicidad o carcinogenicidad que deberían haberse llevado a cabo antes de autorizarlas como seguras para ser inyectadas al público.

Es la primera vez en la historia de la regulación de los medicamentos en este país, que la TGA no se molestó en examinar estos atributos críticos y fundamentales del medicamento… es la primera vez que los sistemas de administración de tecnología de ARNm con las nanopartículas de lípidos se han suministrado al ser humano o a los simios. En esas circunstancias, tenemos una tecnología radicalmente nueva. Correspondía a los reguladores de todo el mundo examinar la genotoxicidad y las cuestiones relativas al cáncer, y nada de eso se hizo“.

El denunciante de Pfizer, Brook Jackson, está aportando pruebas para su caso en el tribunal federal. Jackson acudió al British Medical Journal (“BMJ”) y entregó toda su información, explicó Gillespie.

“Los excelentes investigadores del BMJ examinaron toda esa información, la verificaron y publicaron un artículo el 2 de noviembre de 2021. Se presume, en virtud de las obligaciones de farmacovigilancia de la TGA, que ésta tuvo conocimiento de ello el 2 de noviembre de 2021”.

“Cualquiera de los materiales primarios en los que se basa un responsable de la toma de decisiones, si se dice que el fraude lo ha tocado, si el responsable de la toma de decisiones no suspende esa decisión y la investiga inmediatamente, pues bien, la decisión es nula de pleno derecho.

“Esas pruebas fueron puestas a los pies del Secretario de Salud hace una semana. Tiene hasta mañana para suspender o cancelar los medicamentos basados en el fraude. Debido a su inacción para investigar el fraude o cualquier aspecto del mismo, una vez más, esperamos que el secretario vaya a ignorarnos, por lo que esa información será puesta bajo declaración jurada. Pasaremos a la audiencia substancial, que está programada para el 20 de abril. Esa es la fecha más próxima”.

Otro punto es que las “vacunas” que se producen en masa y se inyectan a la población no son las mismas que se probaron antes de la aprobación.

Por ejemplo, se dice que el ensayo clínico de Pfizer se llevó a cabo con una integridad del ARNm del 72%… después de obtener la aprobación y pasar a las operaciones comerciales… no pudieron conseguir la estabilidad de la integridad del ARNm… Con la prisa por sacar esto a la luz y aprobarlo, de repente, las agencias reguladoras, la FDA junto con la EMA junto con el equivalente inglés, la MHRA, de repente bajaron el requisito de integridad del ARNm, al 50% … no se hicieron ensayos clínicos con respecto a ninguna vacuna, que sólo presentaba una integridad del ARNm del 50%.  Por lo tanto, no hay datos de seguridad con respecto a la integridad del ARNm inferior, y no hay datos de eficacia con respecto a la eficacia del ARNm inferior“.

Además, la integridad del ARNm entre lotes varía radicalmente. La variación ha oscilado entre el 81,3% y el 55,7%.  “Nunca habíamos visto tal inestabilidad en los medicamentos”, dijo Gillespie, “hay muchos datos que muestran la historia de la estabilidad y la integridad de las vacunas que se remontan a 20 años atrás, donde la varianza va muy poco por encima, como un porcentaje por encima de cero. Pero aquí estamos obteniendo respuestas del 30 o 40% en términos de integridad”.

Un receptor de un lote por encima del 72% de integridad del ARNm está recibiendo esencialmente una dosis tóxica. Si hubieran utilizado un 80% de toxicidad del ARNm en los ensayos clínicos, habríamos visto muchos problemas. Habrían reducido la dosis real por debajo de los 30 microgramos que se administran actualmente“.

A continuación, Gillespie explicó el papel que ha desempeñado la AHPRA en las políticas contra el Covid, cómo se formaron, a quién responden y cómo las orientaciones y consejos científicos establecidos sobre la pandemia fueron sustituidos por las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) “que eran radicalmente opuestas a la ciencia en la que Australia ya había invertido”, en el marco de su propio plan de pandemia de gripe.

Una vez que [las recomendaciones de la OMS fueron] adoptadas y enviadas desde el AHPPC al gabinete nacional, ahí es donde Scott Morrison pudo decir con una negación plausible: ‘Estas son las mejores recomendaciones del mundo. Debemos seguirlas. Les voy a dar toda la parte de algo más de 7.000 millones de dólares para que vayáis a poner en práctica la cuarentena, los cierres de escuelas, los cierres de puestos de trabajo. Ahora váyanse“.

“Ahora, con ese incentivo de más de 7.000 millones de dólares ofrecido como zanahoria, ahí es donde vimos a los estados individuales correr de vuelta, a los primeros ministros correr de vuelta a sus estados y territorios. Y, a su manera, comenzar a implementar tantos elementos como sea posible, a pesar de que fueron coautores del plan para la influenza pandémica en agosto de 2019”.

“Cada uno de los departamentos de salud y cada uno de los estados y territorios fueron coautores, autores de ese plan pandémico. Conocían la ciencia pero, en cambio, querían aceptar el dinero que el señor Morrison les ofrecía “.

“El AHPPC es el nuevo organismo al que responde la AHPRA“.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Infórmate, Cuestiona, Escúchate Se Fuerte, Imparable No te vacunes, Reciste La verdad Nos Hará Libres Libres hasta el final

Comunicado A nuetros Herman@s

Por La Vida, Por El Futuro, Por los Niños, Por nuestra Libertad, Seguirémos adelante, hasta el final.

Somos uno de los pocos servidores del PERÚ que no se vende ante nadie no somos criminales, la libertad y la vida no tiene precio, Cualquier aporte es recibido con muchísimo agradecimiento. Att: El Equipo de El Nuevo Arca

Tu apoyo nos ayuda a continuar

gracias