AYúdanos a mantener el servidor

el nuevo arca

Certificados De Exención y Más

Las artimañas de Bill Gates y Anthony Fauci


Bill Gates y Anthony Fauci han creado una formidable asociación entre los sectores público y privado, la cual ejerce un poder inverosímil sobre la población de Estados Unidos y las políticas internacionales de salud y alimentación

Bill y Melinda Gates, con base en el modelo de negocio de Rockefeller, donaron 36 000 millones de dólares en acciones de Microsoft a la Fundación Bill y Melinda Gates entre 1994 y 2018

Gates también desarrolló la entidad Bill Gates Investments (BGI), que invierte de manera especial en empresas multinacionales de alimentos, agricultura, farmacéutica, energía, telecomunicaciones y tecnología a través de operaciones globales


La estrategia de Gates se enfoca en hacer donaciones a través de su fundación para obtener el control de las agencias internacionales de salud y agricultura, al igual que de los medios de comunicación, lo cual le da el poder de imponer las políticas de salud y alimentación de todo el mundo

En el año 2000, Fauci y Gates se conocieron en persona e hicieron un acuerdo para controlar y expandir la iniciativa global de vacunación

Bill Gates y Anthony Fauci son nombres reconocidos en Estados Unidos y su reputación está a salvo gracias a los medios de comunicación, que no son objetivos en absoluto. Lo que muchos no saben es que Bill Gates y Anthony Fauci han creado una formidable asociación entre los sectores público y privado, la cual ejerce un poder inverosímil sobre la población de Estados Unidos y las políticas internacionales de salud y alimentación.


Para conocer todos los detalles, lea el libro más vendido de Robert F. Kennedy Jr., titulado: “The Real Anthony Fauci”, el cual contiene más de 2200 notas al pie de página que respaldan la información. En él, se da a conocer la conexión entre Gates y Fauci, al igual que la manera en que Gates planeó tomar el control después del imperio de John Rockefeller.

En 1913, Rockefeller creó la fundación que lleva su apellido, la cual tuvo que ver con el paradigma médico que está bajo el control de las grandes compañías farmacéuticas en la actualidad. La fundación impregnó su filosofía, preceptos e ideologías en la Organización Sanitaria de la Sociedad de las Naciones, que se convirtió más tarde en la Organización Mundial de la Salud.

Ahora, Bill Gates contribuye a la OMS a través de múltiples vías, incluyendo la Fundación Bill y Melinda Gates (BMGF, por sus siglas en inglés), así como la GAVI, que se creó por la Fundación Gates en asociación con la OMS, el Banco Mundial y varios fabricantes de vacunas. Todo esto convierte a Gates en el principal inversionista de la OMS.

Gates se basó en el modelo de negocio de Rockefeller

Bill y Melinda Gates, que se basaron en el modelo de negocio de Rockefeller, donaron 36 000 millones de dólares en acciones de Microsoft a la Fundación Bill y Melinda Gates entre 1994 y 2018. Gates también creó la entidad independiente Bill Gates Investments (BGI), que administra su patrimonio personal y el corpus de su fundación.

La BGI invierte de manera especial en empresas multinacionales de alimentos, agricultura, farmacéutica, energía, telecomunicaciones y tecnología a través de operaciones globales. La legislación tributaria federal exige que la BMGF entregue una parte de sus activos cada año para que le concedan la exención fiscal.

La estrategia de Gates se enfoca en hacer donaciones a través de su fundación para obtener el control de las agencias internacionales de salud y agricultura, al igual que de los medios de comunicación, lo cual le da el poder para imponer las políticas de salud y alimentación de todo el mundo, que le permite aumentar la rentabilidad de las grandes empresas multinacionales de las que él y su fundación son inversores importantes.

De manera similar a Rockefeller, cuya riqueza no hizo más que aumentar después de que la Standard Oil Company tuvo que dividirse en 34 compañías diferentes, las donaciones estratégicas de Gates solo han magnificado su fortuna. El patrimonio personal de Gates era de 63 000 millones de dólares en el año 2000 y alcanzó los 129 600 millones en el 2021,1 su riqueza aumentó 23 000 millones solo durante el confinamiento de 2020.2

Así es como Gates controla a la OMS

¿Cómo es que un ciudadano privado pudo obtener tanto control sobre una institución de salud global como la OMS sin ser un funcionario electo? Cuando se fundó la OMS, podía decidir cómo distribuir sus contribuciones. Ahora, el 70% de su presupuesto está vinculado a proyectos, países o regiones específicos, los cuales dictan los financiadores.3 Como tal, las prioridades de Gates son el pilar de la OMS y no fue una coincidencia que dijera lo siguiente en nombre de dicha organización: “Nuestras prioridades son sus prioridades”.4

A partir de 2018, las contribuciones de la Fundación Gates y GAVI convirtieron a “Gates en el principal patrocinador no oficial de la OMS, incluso antes de que la administración de Trump decidiera dejar de apoyar a la organización en 2020”, según Kennedy. “Además de eso, Gates también envía fondos a la OMS a través del SAGE [Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico], UNICEF y Rotary International, lo que eleva sus contribuciones totales a más de mil millones de dólares”.

Estas donaciones deducibles de impuestos le otorgan a Gates tanto influencia como control sobre las políticas de salud internacionales, “que dirige en gran medida para servir a los intereses de lucro de sus socios de la industria farmacéutica”.

Además, “la obsesión de Gates por las vacunas desvió las donaciones de la OMS destinadas a la pobreza, nutrición y el agua potable, e hizo que la vacuna se convirtiera en su principal indicador de salud pública. Y Gates no tiene miedo de usar su autoridad en beneficio propio”, según Kennedy. “La verdadera magnitud de las contribuciones financieras de su fundación, convirtió a Bill Gates en un líder no oficial y no electo de la OMS”. Su poder ha crecido aún más debido a su asociación con Fauci desde hace décadas.

El inmenso poder de Fauci

Tanto Gates como Fauci ejercen un poder inmenso en sus respectivos campos de manera independiente, pero juntos, son una fuerza formidable que, por desgracia, también es nefasta.

Como director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH), “Fauci tiene un presupuesto de 6100 millones de dólares que distribuye a universidades para realizar investigaciones farmacológicas de diversas enfermedades”, según Kennedy. “También cuenta con 1700 millones de dólares más que provienen de las fuerzas armadas para investigar las armas biológicas”.5

Es así como el poder de Fauci reside en su capacidad para financiar, armar, pagar, mantener y utilizar con eficacia un enorme y extenso ejército de forma permanente. De manera individual, los NIH manejan un presupuesto anual de 37 mil millones de dólares que distribuyen a través de 50 000 auxilios económicos que respaldan 300 000 puestos de investigación médica a nivel mundial.6

El Dr. Fauci cuenta con una especie de ejército mercenario cuya labor es defender sus vacunas. Además, los oficiales y soldados de dicho ejército son los cientos de médicos, administradores de hospitales, funcionarios de salud e investigadores expertos en virología cuyos puestos, carreras y salarios dependen del dinero que se genera en torno al VIH/SIDA.

En colaboración con Gates, Fauci pudo influir en la financiación del apoyo de Estados Unidos a África para el tratamiento del SIDA, al igual que le dio prioridad a las vacunas y medicamentos por encima de la nutrición, de la mejora de las condiciones higiénicas y del desarrollo económico. A pesar de eso, Fauci y su equipo, que recibe fondos de Gates, no han desarrollado una vacuna para dicho síndrome, a pesar de que gastaron miles de millones de dólares y causaron innumerables matanzas. En 2020, muchas de las pruebas de la vacuna de Gates y Fauci contra el VIH en África, se convirtieron de manera repentina en pruebas de la vacuna antiCOVID-19.7

Como se explica en el libro de Kennedy, el VIH fue un punto de partida en África para la nueva marca de colonialismo médico de Gates y Fauci, así como un vehículo para que los socios construyeran y mantuvieran una poderosa red global que ha incluido a jefes de estado, ministros de salud, reguladores sanitarios internacionales, la OMS, el Banco Mundial, el Foro Económico Mundial, líderes clave de la industria financiera y oficiales militares que sirvieron como centro de comando del floreciente Aparato de Bioseguridad.

Sus soldados de infantería fueron los expertos en virología y vacunología, los médicos y los administradores de hospitales de primera línea que confiaron en su generosidad y actuaron como comisarios de la ideología comunitaria en esta cruzada.

Fauci está “emocionado” por su asociación con Gates frente al COVID

De acuerdo con algunos correos electrónicos que se publicaron en 2021, Fauci habló con Gates por teléfono el 1 de abril de 2020. Fauci mencionó la llamada en un correo electrónico que le envió a Emilio Emini, director del programa de tuberculosis y VIH de la Fundación Gates, donde escribió lo siguiente: “Como le dije a Bill anoche, estoy emocionado por avanzar hacia un enfoque colaborativo frente al COVID-19 y, con suerte, formar una sinergia para el mismo fin”.8

Este es un fragmento de uno de los 3000 correos electrónicos que se obtuvieron gracias a una solicitud de registros públicos de la FOIA por parte de la Red de Acción de Consentimiento Informado (ICAN). A pesar de no contar con un título en medicina, se le otorgó a Gates un acceso directo a los principales funcionarios de salud del gobierno, quienes lo consideran una autoridad de salud pública. En junio de 2021, el periódico Daily Mail informó lo siguiente:9

“La Fundación Gates se ha comprometido a aportar al menos 1750 millones de dólares para contribuir a la lucha mundial contra la pandemia, una suma que le abrió las puertas de los niveles más altos del gobierno. Después de la llamada de Fauci, el ejecutivo de la Fundación Gates, Emini, le envió un correo electrónico para hacer un seguimiento y preguntar: ‘¿cómo podemos coordinar nuestras actividades y mantenernos informados acerca de las mismas?’.

‘Es evidente que se necesita una coordinación entre los diversos financiadores principales o el enfoque que debemos tener, ya que el estado de la pandemia se desvanecerá si las actividades no se coordinan de forma apropiada’, escribió Emini”.

De igual forma, Fauci mencionó que facilitaría una llamada entre Emini y la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado (BARDA),10 que proporciona fondos para el desarrollo de vacunas y medicamentos con el fin de promover “el desarrollo avanzado de contramedidas médicas para proteger a los ciudadanos de Estados Unidos y enfrentar todo aquello que amenace a la seguridad sanitaria en el siglo XXI”.11 Con respecto a esto, el diario Daily Mail agregó:12

“La asociación de la Fundación Gates con BARDA originó un proyecto de financiación conjunta, como mínimo. En junio de 2020, Evidation Health anunció que BARDA y la Fundación Gates estaban financiando un proyecto cuyo objetivo era intentar ‘desarrollar un algoritmo que permita detectar síntomas de COVID-19 de forma oportuna’.

No está claro si se llevó a cabo el lanzamiento de este sistema de alerta y Evidation no emitió más declaraciones sobre el proyecto después del anuncio inicial. Otros correos electrónicos demuestran que la Fundación Gates siguió participando de forma activa en la respuesta de los NIH frente a la pandemia”.

La asociación entre Fauci y Gates hizo que los fondos para los programas globales de vacunación de Gates aumentaran en mil millones de dólares, aun cuando el presupuesto de los NIH no creció mucho.13 No obstante, mucho antes de la llamada que tuvo lugar en abril de 2021, Fauci y Gates se conocieron en persona e hicieron un acuerdo en el año 2000 para controlar y expandir la iniciativa global de vacunación, según el libro de Kennedy.

¿Por qué no había escuchado nada al respecto?

Las personas más ricas del mundo pueden comprar prácticamente cualquier cosa que deseen y eso incluye el control de los medios para que divulguen información favorecedora. Con una suma suficiente de dinero, como la que posee Gates, es posible conseguir que las principales compañías de medios de comunicación como ViacomCBS, que administra a las cadenas MTV, VH1, Nickelodeon y BET, entre otras, difundan anuncios de servicio público aprobados, y eso es lo que hizo la fundación BMGF.14

A través de más de 30 000 auxilios económicos, Gates ha otorgado al menos 319 millones de dólares a los medios de comunicación, reveló Alan MacLeod, redactor sénior del portal MintPress News.15 Desde las asociaciones de prensa y periodismo hasta la formación periodística, Gates vigila los medios de comunicación, por lo que resulta casi imposible obtener información objetiva sobre él o sus numerosas iniciativas.16

En una conversación con el portal MintPress News, Linsey McGoey, profesora de sociología en la Universidad de Essex, Reino Unido, explicó que la filantropía de Gates tiene un precio:17

“Como suele suceder, la filantropía se puede utilizar de forma deliberada para desviar la atención de las diferentes formas de explotación económica que respaldan la desigualdad global en la actualidad.

El nuevo ‘filantrocapitalismo’ amenaza la democracia, ya que incrementa el poder del sector empresarial a expensas de las organizaciones del sector público, las cuales cuentan con un menor presupuesto conforme pasa el tiempo, y una de las causas de esto es que las organizaciones con fines de lucro reciben una gran remuneración por prestar servicios públicos que podrían ser mucho más económicos si el sector privado no se involucrara”.

Esta es una idea que comparte Kennedy, quien piensa que debería investigarse a Fauci y a Gates por malversación. En una entrevista, afirmó que los multimillonarios hicieron un pacto con los medios de comunicación, las empresas y los políticos para incrementar su enorme riqueza:18

“La estrategia que da los mejores resultados es generar miedo y causar la división entre las personas, es por ello que se habla mucho de que los oligarcas y los organismos de inteligencia, así como las empresas farmacéuticas, tratan de aumentar nuestra pobreza y acabar con la democracia.

Por eso, generan miedo, crean división entre los republicanos y los demócratas, entre los negros y los blancos, propician innumerables luchas internas para que nadie se dé cuenta de que están ganando miles y miles de millones, mientras empobrecen al resto de nosotros y acaban con la democracia constitucional de Estados Unidos de manera controlada”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Infórmate, Cuestiona, Escúchate Se Fuerte, Imparable No te vacunes, Reciste La verdad Nos Hará Libres Libres hasta el final

Comunicado A nuetros Herman@s

Por La Vida, Por El Futuro, Por los Niños, Por nuestra Libertad, Seguirémos adelante, hasta el final.

Somos uno de los pocos servidores del PERÚ que no se vende ante nadie no somos criminales, la libertad y la vida no tiene precio, Cualquier aporte es recibido con muchísimo agradecimiento. Att: El Equipo de El Nuevo Arca

Tu apoyo nos ayuda a continuar

gracias