AYúdanos a mantener el servidor

el nuevo arca

Certificados De Exención y Más

La madre del bebé Isabella cuenta su historia con la esperanza de que otras mujeres embarazadas “lo piensen dos veces” antes de recibir la inyección contra el COVID


Fuente Traducido por Elnuevoarca.com

Una madre australiana contó este mes que, cinco días después de recibir una segunda dosis de la vacuna de Pfizer, su hija no nacida de 37 semanas murió de una hemorragia cerebral.

Stephanie Whitmore comparte su historia porque “estaba a favor” de la vacuna COVID, pero cree ahora que la vacuna de Pfizer es la causa de la muerte de su hija Isabella.


Whitmore contó cómo siguió el consejo de sus médicos de vacunarse contra COVID para “mantener a salvo a [su] familia y a su bebé”, y pasó a recibir su primera dosis de la vacuna de Pfizer el 13 de septiembre de 2021. En ese momento, “no tuvo ninguna reacción”.

El 4 de octubre de 2021, recibió la segunda dosis de Pfizer. “Mi bebé estuvo sano y perfecto durante todo el curso de mi embarazo”, escribió. “Ella iba a nacer en cualquier momento, dos días después de mi segunda dosis de la vacuna Pfizer”.

Whitmore compartió en un vídeo en el que relata lo sucedido: “Tuve mi cita de 36 semanas una semana antes de que ella muriera. Tenía la cabeza baja, así que estaba lista para venir”.


Poco después, Whitmore se dio cuenta de que Isabella había dejado de moverse, y fue al hospital para ver si algo iba mal. Primero comprobaron los latidos de su corazón y descubrieron que “latía bien”, y Whitmore “sintió alivio”.

Pero entonces le hicieron una ecografía y descubrieron que Isabella “tenía un coágulo de sangre en el cerebro”.

“Todo sucedió muy rápido”, dijo Whitmore. Isabella comenzó a experimentar una hemorragia intraventricular (HIV), o sangrado en el cerebro, y finalmente, su corazón se detuvo. Isabella seguía dentro de su madre.

“Dar a luz a mi hija muerta fue una de las cosas más traumáticas que he vivido en mi vida y no se lo desearía a nadie”, escribió Whitmore.

Pidió una autopsia, que regresó indicando que la causa de la muerte era “no identificada”. Whitmore preguntó cuál es la causa habitual de una muerte así. “Dijeron que la preeclampsia (hipertensión durante el embarazo), la hipertensión y la trombosis, o los trastornos genéticos, pero ninguna de estas condiciones fue el caso”.

Johns Hopkins Medicine señala que la hemorragia intraventricular “se observa con mayor frecuencia en los bebés prematuros”, y “puede desarrollarse en bebés a término, aunque es muy poco frecuente.”

Aunque Whitmore aclaró en su testimonio en vídeo que “no es antivacunas”, escribió: “Como los médicos no pudieron identificar la causa, creo que fue la vacuna de Pfizer. No estoy segura y nunca lo sabré, pero no hay otra explicación”.

En cuanto a la vacuna COVID, Whitmore escribió: “He pedido a mis amigas que, por favor, se lo piensen dos veces si están embarazadas. De alguien que creía que era lo correcto, nunca pensé que esto pasaría”.

Whitmore añadió una sentida carta a su hija: “No hay palabras que puedan describir el dolor que estoy sintiendo en este momento porque te extraño tanto mi amor… Todo pasa por una razón y no puedo entender ahora la razón por la que no estás conmigo, pero confío en Dios y sé que tiene sus planes perfectos para nosotros. Bella, mi amor, te prometo que estaré siempre cerca de ti y rezando para que … Jesús te cuide”.

Los trastornos hemorrágicos en los bebés de madres vacunadas, así como en los que han recibido vacunas de COVID, se describen en miles de informes del VAERS, incluidos 2.177 registros de muertes tras la vacunación con COVID. Muchos de estos informes incluyen descripciones de pacientes que experimentan hemorragias nasales, sangre en las heces por hemorragias gástricas, hemorragias cerebrales, hematomas y hemorragias por la boca.

Un informe del VAERS describe a un bebé lactante de cinco meses que murió de un raro trastorno hemorrágico autoinmune, la púrpura trombocitopénica trombótica (PTT), después de desarrollar una erupción al día siguiente de que su madre recibiera la vacuna COVID.

Los coágulos de sangre también son un efecto secundario registrado con frecuencia de las inyecciones de COVID. La vacuna COVID de Pfizer ha sido relacionada con la coagulación de la sangre por científicos israelíes en un trabajo de investigación de junio. Y ya en diciembre de 2020 surgieron evidencias de que las inyecciones desarrolladas con ARNm estaban asociadas a peligrosos coágulos sanguíneos.

Según el Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS), las afecciones cardíacas también representan una parte considerable de los informes. Hasta la fecha, la base de datos muestra 8.136 informes de ataques cardíacos. El sistema también muestra 3.735 casos de trombocitopenia, una afección que provoca un bajo nivel de plaquetas en la sangre y que conduce a la formación de coágulos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Infórmate, Cuestiona, Escúchate Se Fuerte, Imparable No te vacunes, Reciste La verdad Nos Hará Libres Libres hasta el final

Comunicado A nuetros Herman@s

Por La Vida, Por El Futuro, Por los Niños, Por nuestra Libertad, Seguirémos adelante, hasta el final.

Somos uno de los pocos servidores del PERÚ que no se vende ante nadie no somos criminales, la libertad y la vida no tiene precio, Cualquier aporte es recibido con muchísimo agradecimiento. Att: El Equipo de El Nuevo Arca

Tu apoyo nos ayuda a continuar

gracias