AYúdanos a mantener el servidor

el nuevo arca

Certificados De Exención y Más

El Dr. Luis De Benito comparte un avance de su informe sobre el fenómeno de la dirección MAC en individuos inoculados


Dr. Luis Miguel De Benito, médico digestivo con Ph.D. en biología molecular, presenta un extracto de la investigación sobre las misteriosas direcciones MAC detectadas en individuos vacunados con aplicaciones Bluetooth. 

Es un breve informe que ha enviado a diferentes equipos de investigación en todo el mundo y se dará a conocer en su totalidad el día 31 de este mes.

En este breve avance, el Dr. De Benito explica lo que ha observado y cuáles podrían ser las posibles causas de este fenómeno.


Dr. Luis De Benito: Hoy les voy a contar los hallazgos de este verano, que van en la línea de lo que puede estar detrás de todo este intento de vacunación. 

¿Por qué tanto interés en los pinchazos? ¿Cual es la razón? Te voy a contar. 

Los organismos internacionales que también están investigando este asunto me pidieron un breve informe sobre lo que había hecho durante el verano. Y te lo voy a leer tal como está. Voy a hacer glosas de lo que estoy diciendo. Pero esto es lo que les he escrito. Y los diferentes equipos que están investigando esto están viendo qué parte es correcta y qué parte no. Lo están traduciendo a varios idiomas. Digo esto porque, probablemente, el día 31 se hará público en otros lugares o lo que sea. 


Me ha costado mucho llegar hasta aquí para leerlo. ¿Sabes por qué? Porque sí pesa un poquito el hecho de sacar del tema médico. Todo esto, ya sabes, empezó como un canal para discutir la evolución de la pandemia, los afectados, los tratamientos, el virus, cómo eran las UCI. Bueno, y esto ya no tiene sentido. Todo eso es parte del pasado. Y ahora, lo que vamos a hacer es reconocer un deseo, por parte de las autoridades, de quitarle las libertades a los seres humanos. 

No me importa si piensas que estoy delirando o no. Pero como tengo la obligación moral de informar de lo que he hecho, te lo digo hoy. Y el que quiera creerlo, lo creerá, y el que no lo quiera juzgará, criticará y comparará. Como digo, lo escribí y ya lo envié a los equipos que están estudiando esta materia en diferentes partes del mundo. 

Si desde el punto de vista médico no es necesario administrar ninguna medida preventiva para una enfermedad con la letalidad del 2 por mil, ¿por qué tanta insistencia en que todos deben ser vacunados? ¿Qué me va a dar la vacuna que todavía no tengo? Bueno, este experimento surgió de esta reflexión. 

Aunque hay muchas consultas, durante el verano de 2021, por las tardes, yo era el único operativo. Ni siquiera había personal administrativo por las tardes en ese edificio. Debajo de mi oficina, de vez en cuando estacionaba una ambulancia de SUMA, del servicio de emergencias, porque allí tienen base. Esas fueron las únicas “interferencias” que detecté. La mayoría de las observaciones se llevaron a cabo sin ese artefacto. Comencé la consulta a las 15:00 y tenía pacientes enlistados cada 20 minutos. 

Debido a las medidas de COVID, se recomendó que vinieran solos y, de ser posible, a la hora señalada. Ni antes ni después. Antes de comenzar la consulta, conectaba la aplicación Bluetooth en mi teléfono celular e invariablemente verificaba que no hubiera ningún dispositivo disponible para contactar. No había ningún dispositivo electrónico al alcance para conectarse. Cuando aparecía un paciente, a menudo ya subiendo las escaleras o al comienzo del pasillo, a unos 20 metros de la consulta, en mi teléfono celular, podía ver si aparecían uno o dos dispositivos a los que conectar con Bluetooth. Uno o dos o ninguno. 

En mi teléfono, pude comprobar si el Bluetooth detectaba algo o nada. Y si era algo, era un dispositivo con un código de dirección MAC (control de acceso a medios). Este es un identificador único que los fabricantes de dispositivos electrónicos asignan a una tarjeta o artículo que puede conectarse en red. 

Después de atender los requerimientos médicos del paciente, le preguntaría si había sido vacunado contra el COVID o no. Si la respuesta fue afirmativa, por lo general fue rápida y sin vacilación. Y si era negativo, a menudo iba acompañado de cierta cautela, si no de rabia, ante la pregunta. Una reacción que me explicaba que, en general, quienes no habían querido vacunarse habían sido sometidos a algún tipo de situación social adversa. Después de tranquilizar al paciente, cualquiera que fuera su respuesta, escribía en una hoja de papel la respuesta que me daba. 

Ninguno de los 137 pacientes a los que pregunté se negó a responder. Si la respuesta fuera afirmativa, les preguntaría qué tipo de vacuna habían recibido, cuándo y si habían tenido alguna reacción adversa. Luego les preguntaría si tenían teléfonos celulares o dispositivos electrónicos, como auriculares inalámbricos o tabletas, y, de ser así, les pediría que los apagaran por un momento. Cuando lo apagaban, en mi teléfono celular, por lo general, uno de los dispositivos que se registraban en Bluetooth desaparecía. 

De cientos … Aquí están los resultados. 

De los 137 pacientes encuestados, 112 dijeron que habían sido vacunados y 25 dijeron que no habían sido vacunados. Ninguno de los pacientes que dijeron no haber sido vacunados registró en mi celular ningún dispositivo disponible para conexión Bluetooth, habiendo asegurado la desconexión de su celular, si lo tenía. En 96 pacientes de los 112 que dijeron haber sido vacunados, 96 de los 112 que habían apagado sus dispositivos electrónicos si los llevaban, quedó un código MAC en la pantalla de mi celular, que ya había anotado en mis notas a continuación. al historial médico del paciente. 

Interpreté que era un código que llevaba el propio paciente y que, de hecho, cuando salió de la oficina, saliendo del edificio, desapareció de mi celular. Con esta simple observación a lo largo de julio y agosto he podido comprobar que el 100% de los pacientes que dicen no estar vacunados no levantan ningún dispositivo de contacto con mi celular vía Bluetooth. Pero el 86% de los que dijeron que estaban vacunados generaron una dirección MAC en mi teléfono celular. Estas son las observaciones realizadas y de ellas surgen muchas dudas y preguntas. 

Entre ellos, los que me parecen más significativos son: Primero, ¿la señal detectada en mi celular proviene del vacunado? Bueno, precisamente el ambiente aislado y no ser interferido por otras señales ha significado que no hay otra fuente de contaminación. De hecho, cuando llegó la ambulancia SUMA, además de otros dispositivos como la “base SUMA” y varias direcciones MAC que le atribuí al personal de la ambulancia que podía ser vacunado, noté que estas señales desaparecían cuando la ambulancia se iba. Y cuando hubo sospechas sobre si había algún otro elemento distorsionador, por ejemplo, escoltas de pacientes en el pasillo, operadores accidentales en el pasillo que podrían ser la fuente u origen de otros marcadores, entonces desestimé ese caso. Eso’ 

En segundo lugar, ¿todos los teléfonos móviles detectan dispositivos Bluetooth con la misma capacidad? Mi respuesta es no. Mi experiencia es que no lo hacen. 

En tercer lugar, ¿la dirección MAC detectable de una persona permite la interacción con ella? En que medida Al menos de una cosa estoy seguro: me permite saber dónde está porque sabía que alguien vacunado venía a mi oficina antes de que apareciera. 

La cuarta pregunta que me hice: si la Dirección MAC es algo personal, individual e irrepetible, ¿cómo es posible que las cinco personas a las que se les inyectó el contenido de un mismo vial, de la misma distribución del mismo lote, no lo hicieran? ¿Tiene 5 direcciones MAC diferentes? Bueno, consulté con algunos técnicos en computación, roboticistas y compañeros biólogos e ingenieros, expertos en ciencias de la computación y nanorobótica. Y abogan por la posibilidad de que este código se genere como resultado de la interacción de lo que se inyecta con el material genético del paciente. Quizás no tanto con su ADN como con el complejo de compatibilidad más grande, los HLA, que en última instancia se derivan del genoma . 

Seis, si la dirección MAC es generada por la vacuna, ¿por qué solo el 86% de los que afirman estar vacunados la tienen? Se han considerado diferentes respuestas para responder a esta pregunta. 

El primero: algunos de los viales podrían ser placebo. 

Segundo: algunos viales podrían desnaturalizarse. 

Tercero: falta de respuesta. En otras palabras, los resultados esperados no siempre se obtienen cuando se aplica un producto. 

Y el cuarto, que me parece muy importante, es porque el paciente miente y dice que está vacunado cuando no lo está para evitar problemas o controversias. 

Tengo muchas dudas. Estos son los hallazgos que hice. Están fuera de mi conocimiento médico. Simplemente doy fe de que cuando estás en consulta con una persona en un entorno aislado, eso aparece en mi teléfono celular. Qué significa eso? No tengo ni idea. Pero no me gusta.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Infórmate, Cuestiona, Escúchate Se Fuerte, Imparable No te vacunes, Reciste La verdad Nos Hará Libres Libres hasta el final

Comunicado A nuetros Herman@s

Por La Vida, Por El Futuro, Por los Niños, Por nuestra Libertad, Seguirémos adelante, hasta el final.

Somos uno de los pocos servidores del PERÚ que no se vende ante nadie no somos criminales, la libertad y la vida no tiene precio, Cualquier aporte es recibido con muchísimo agradecimiento. Att: El Equipo de El Nuevo Arca

Tu apoyo nos ayuda a continuar

gracias